¿Qué es Tormaleo?

Para resumir Tormaleo en una imagen probablemente podría servir esta foto.

La actividad principal de la parroquia fue la minería de carbón, que todavía deja huella en el paisaje y de forma destacada. Pequeños núcleos de población están unidos por la carretera AS-212. Y todo ello dentro de una enorme zona de montaña, prados y bosque que se adivina, pero que hay que descubrir.

Estos tres elementos, minería, población y recursos naturales, son los más característicos de Tormaleo.

Un poco más abajo se desarrolla algo más este breve resumen.

La isla de Ibiza, entera, tiene una extensión de 572 kilómetros cuadrados. El concejo de Ibias -lo que en el resto de España se llamaría municipio- ocupa 333 kilómetros cuadrados. Es decir, la superficie de Ibias es más de la mitad de la de la isla de Ibiza. Como es lógico dada su extensión, el concejo de Ibias tiene varias divisiones o “parroquias”. Las “parroquias” no son precisamente pequeñas: comprenden decenas de kilómetros cuadrados en los cuales suele haber varios núcleos de población.

Tormaleo es el nombre de una parroquia del concejo de Ibias y, a la vez, uno de los varios núcleos de población de esa parroquia. Sucede como en otros tantos casos en los cuales un mismo nombre define dos realidades geográficas diferentes. Sin ir más lejos, Madrid es una ciudad y una comunidad autónoma.

Hay varios núcleos de población dispersos por la parroquia. Pero los principales están prácticamente juntos y forman realmente el mismo conjunto edificatorio. Son el propio Tormaleo, Fresno, Villares de Arriba, Villares de Abajo, Buso, Fondodevilla y Luiña. La carretera AS-212 es el eje principal que va atravesando sucesivamente estos núcleos.

Hasta tiempos muy recientes, decir Tormaleo era decir minería de carbón. Había unas enormes explotaciones a cielo abierto. Naturalmente Tormaleo no fue ajeno al proceso de cierre de la minería de carbón, que culminó en España el 31 de diciembre de 2018. Solamente queda en explotación una pequeña mina subterránea de antracita de gran calidad que se usa para fines específicos (baterías, etc).

Tormaleo experimentó un proceso de pérdida de población, aunque relativo. Se quedaron en la zona mineros prejubilados. Y otros, o sus familias, se fueron a otras partes, pero mantuvieron sus casas abiertas para fines de semana y vacaciones. Por eso la mayor parte de las viviendas de la parroquia están bien conservadas.

La parroquia de Tormaleo está en pleno proceso de cambio. Ahora se pretende restaurar las antiguas explotaciones de carbón, recuperando la vegetación y creando dos lagos que potenciarían la oferta turística. Está previsto que el proceso se extienda hasta 2026.

Si se visita Tormaleo conviene reparar en el hecho de que cada sitio tiene, en términos psicológicos, sus propias unidades de medida. En Madrid un establecimiento que está a media hora está cerca: nadie deja de ir a un restaurante por tener que dedicar ese tiempo para desplazarse a él. En Tormaleo puede ser necesario utilizar esa media hora para ir a un establecimiento, con la diferencia de que tal vez esté a 25 kilómetros. Lo que está “cerca” o “lejos” depende de la distancia y de las características de la carretera.

Es útil pensar que uno está en un “barrio” del suroccidente asturiano en el que el medio de transporte es el vehículo particular. Al igual que sucede en los barrios de las grandes ciudades, a veces hay que desplazarse a otros para acceder a determinadas cosas.

En Tormaleo -en toda la zona en general- la actividad más impactante es la visita a los espacios naturales. Lo mejor es la visita en coche, preferiblemente alto o todo-terreno. Es una zona muy montañosa en la que el senderismo es factible. Pero no es tan accesible como en otras zonas de Asturias. Aquí para hacer kilómetros y descubrir parajes impresionantes suele ser conveniente un vehículo con motor. En esta página encontrará información sobre algunas rutas.

Para los aficionados a la fotografía es una maravilla. Cada pocos metros hay nuevos paisajes con infinidad de propuestas. Son posibles desde las amplias panorámicas a los matices de un pequeño grupo de flores pasando por todo tipo de opciones intermedias. Como decimos, se avanza sólo unos metros y aparecen nuevos escenarios, nuevas variedades, nuevos planos, nuevas posibilidades… Por lo mismo, es una zona ideal para la pintura rápida al natural.

El otro gran plan alternativo es justamente el contrario: no hacer nada. Uno puede quedarse en casa y no necesita ni salir a la compra. En Tormaleo no hay tiendas, y por eso van pasando furgonetas de comerciantes de la zona (un día el panadero, otro el carnicero, etc) por las viviendas. Tocan la bocina y se hace la compra literalmente en la puerta de casa. En este esquema de quedarse en la zona sin hacer excursiones es de destacar que hay zonas particularmente adecuadas para niños, ya que tienen zonas de juegos. Hay polideportivo en el propio Tormaleo y piscina en San Antolín de Ibias.

Entre estos dos polos hay muchas opciones intermedias, claro. Por ejemplo el turismo gastronómico. En el bar Casa Blanca (consultar mapa) hay una pequeña biblioteca con libros que facilitan al visitante información sobre la zona. No debe dejar de visitarse la guarida del cunqueiro, una singular tienda museo. Se explica detalladamente cómo se trabajaba la madera en la zona con independencia de que el visitante compre o no algún producto.

Si no le gusta conducir por carreteras de montaña Tormaleo no es su sitio, salvo que piense quedarse en casa y no moverse por la zona. Para prácticamente todo es necesario el coche. Y normalmente a través de carreteras con muchas curvas.

Es de advertir que en Asturias la ideología de género tiene mucha presencia. Muchas localidades ponen en la entrada “X (el nombre de la localidad) no tolera la violencia de género”. Pero es frecuente que se vaya más allá. Luarca pone el cartel no sólo en la entrada sino en varias zonas del pueblo de forma tal que durante la visita se leerá varias veces que Luarca no tolera la violencia de género. Gijón en pleno centro pone una especie de escultura de varios metros con el no a la violencia de género. Salas tiene carteles en la puerta del Ayuntamiento, en la plaza principal, con un conteo del número de mujeres y niños muertos. Si por la razón que sea (trabajar en eso y querer desconectar, por ejemplo) no le resulta agradable encontrarse de forma constante y reiterada una y otra vez con el tema es mejor que no viaje a Asturias.

En Ibias no hay carteles pero esto puede cambiar en cualquier momento ya que la vinculación del equipo de gobierno municipal con la ideología de género es intensa. Con Salas y Peñamellera Baja puso en marcha una plataforma que permitía geolocalizar a mujeres que se sintieran amenazadas y sólo a ellas. Así, pudiendo proteger a toda la población solamente se atiende a una parte. La importancia que se da al tema es tal que se valoraba de forma distinta la vida humana: si uno acude al Ayuntamiento con un familiar que por lo que sea tiene riesgo de extravío no se le prestaba asistencia a través de la aplicación, pero a la mujer que lo pedía por motivo de género sí.

Como decimos, Asturias no es el sitio para quien no quiera saber nada de ideología de género durante sus vacaciones.